Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

El Acueducto de Zarzadilla de Totana

Autora: Cristina Gómez López. Historiadora del Arte y gestora de Patrimonio Histórico-Artístico y Cultural.

El Acueducto de Zarzadilla de Totana forma parte del complejo entramado hidráulico de Lorca que permitió el despegue económico del municipio y que ahora se encuentra en peligro de desaparición.

Imagen cedida por la Asociación Lorca por su patrimonio cultural a Hispania Nostra.

Este acueducto forma parte de una inmensa red de infraestructuras hidráulicas cuyo fin era distribuir eficientemente el agua del territorio de Lorca para usarla tanto en agricultura como para el consumo humano; hecho este último que fue celebrado con la instalación de una fuente conmemorativa a la llegada del Trasvase Tajo-Segura. La importancia de este recurso es tal que se contó con el trabajo de importantes ingenieros como Escofet y Martínez de Lara, autores del que nos ocupa, quienes trabajaron en otras obras en la localidad. Sin este tipo de infraestructuras no hubiese sido posible el desarrollo de la ya de por sí pertrecha economía de Lorca en aquel momento e incluso con posterioridad, llegando su influjo hasta el momento presente.

El acueducto que nos ocupa fue construido entre 1773 y 1781 según la Real Pragmática de 5 de septiembre de 1768, para surtir de agua a varias fuentes del centro de la ciudad y otras zonas de Lorca (se le conoce como “Cañería de Lorca”). Escofet y Martínez de Lara fueron dos de los arquitectos que trabajaron en este proyecto, costando 1.300.000 reales. Forma parte de la red de aguas del municipio, siendo imprescindible para conocer la historia de Lorca y el regadío de la Región de Murcia.

Pero su valor no radica exclusivamente en el constructivo sino que lleva pareja una serie de actividades y formas de vida inherentes al territorio que posteriormente fue la Región de Murcia, habiendo estado vinculado a la agricultura y el agua (o más bien su escasez y aprovechamiento) desde hace milenios. Así, la falta de agua y mala distribución hizo obligada la construcción de esta infraestructura tan necesaria. Si la agricultura de Lorca pasó de secano a regadío fue precisamente por construcciones de este tipo, afectando no únicamente a la economía sino también a la cultura, modos de vida y actividades tanto de los lorquinos residentes en las pedanías donde se inserta como la de los propios ciudadanos vecinos de la ciudad, ya que, en este caso, el final de la canalización está en la propia Lorca. Además de lo anterior, el Acueducto forma parte del paisaje y entrono natural, habiendo sido vital para las construcciones y asentamientos humanos vinculados al mismo, pudiéndose incluso realizar excavaciones arqueológicas si así se estimase para conocer los modos de vida de los ciudadanos, al menos, a partir de su construcción, es decir, desde 1781 en adelante.

Pues bien, desde la Asociación hemos venido realizando trabajos varios para su conservación como la inclusión del mismo en la Lista Roja de Patrimonio (a instancias de un vecino de Lorca) y la realización de informes para su declaración como Bien de Interés Cultural. Seguiremos trabajando por nuestro patrimonio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: